La entrevista a Néstor F. Marqués!

 

En la presente entrega de las entrevistas que ha organizado Arqus 3D queremos contar con la participación de otro de los grandes referentes de la comunidad arqueológica en cuestiones de fotogrametría, Néstor F. Marqués. Es arqueólogo por la UAB, máster en arqueología clásica por la UCM y sus investigaciones giran en torno a la virtualización del patrimonio, la difusión histórica y la numismática. Hasta hace poco, vinculado al Laboratorio de Humanidades Digitales de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en la actualidad forma parte de varios proyectos, entre los que destaca la plataforma de visualización web 3D Sketchfab, en la que colabora como asesor de patrimonio cultural.

Podemos destacar entre sus trabajos la virtualización de la Iglesia de la Vera Cruz, (Segovia) catalogada como Staff Pick con más de 11.000 visitas:

Antes de nada querríamos agradecer la predisposición de Néstor en la realización de esta entrevista desde que se la propusimos, y ahora sí, empecemos:

\"Néstor

Arqus-En primer lugar, y puesto que es una técnica medianamente reciente, nos gustaría saber cómo descubrió la fotogrametría, y por qué acabó decantándose por investigar con ella.

     Como ya comentó nuestro compañero Pablo en una entrevista anterior de este mismo blog y seguramente como tantos otros, la primera vez que me acerqué de manera p
ráctica a la fotogrametría lo hice a través de 123D Catch, una app móvil con la que resultaba más que sencillo obtener modelos 3D básicos. Echando la vista atrás, ya han pasado unos años, no le recomendaría a nadie esa app por muchos motivos, siendo el más destacado las enormes posibilidades y las facilidades que existen actualmente en este campo gracias a otros programas.

     La creciente evolución que ha experimentado la fotogrametría en los últimos tres años ha supuesto, sin duda, uno de los mayores avances en la “breve pero intensa” historia de la tecnología aplicada al patrimonio. Puedo decir que tras algunas pruebas preliminares con escáner láser y su confrontación con la fotogrametría comprobé el inmenso potencial que ya se empezaba a ver en esta última, sobre todo con el desarrollo de software de nueva generación como PhotoScan. Más de cuatro años después de aquellas primeras pruebas realizadas, la calidad geométrica que se puede conseguir mediante fotogrametría es perfectamente equiparable a la de muchos escáneres del mercado. Esto unido a su enorme versatilidad, menor precio y mayor calidad visual, la convierten en la mejor herramienta para virtualizar el patrimonio.

Arqus-La fotogrametría, como muchas otras técnicas, requieren sobre todo horas de vuelo. A menudo esas horas son guiadas por algún curso y otras ocasiones son más bien siguiendo las sendas de algún referente. ¿Cómo se formó en fotogrametría? ¿Tiene o ha tenido referentes en la disciplina? Y en caso afirmativo, ¿quiénes eran?

    Tengo que decir que me hubiera gustado poder tener acceso a cursos como los de Patrimonio Virtual, los que imparten otros compañeros o incluso yo mismo. Sin embargo, como para tantas otras cosas, en parte por la inexistencia de este tipo de iniciativas hace unos años, mi formación tiene inicios autodidactas. En el actual sistema universitario no se valoran especialmente los nuevos recursos tecnológicos al servicio del patrimonio -esperemos que esta tendencia cambie pronto-. Tan solo existen alternativas como las ya mencionadas, que de momento nos sacan del paso y permiten ampliar la formación tecnológica de las nuevas generaciones. Sin embargo, el éxito de estas plataformas no hace más que evidenciar la imperiosa necesidad de integración de este tipo de contenidos en los planes de estudio de las universidades de nuestro país.

    Por otra parte, como referentes de la disciplina cabe mencionar a aquellos que como el Prof. Antonio Almagro vienen aplicándola desde hace ya muchos años; antes incluso de que se creara la fotogrametría SfM que es la que nosotros empleamos en la actualidad. Por supuesto, no puedo olvidar a tantos compañeros -de todo el mundo- cuyos trabajos podemos ver cada día en plataformas como Sketchfab y que nos sirven como inspiración y referente para superar cada vez más los límites marcados de la fotogrametría.

     Como ya hemos mencionado, uno de los motivos por los que es conocido es por su vinculación con la plataforma Sketchfab, sin la cual, muchos de nuestros proyectos verían reducida su difusión. Pero, ¿cuál es concretamente su función en Sketchfab y cómo se incorporó a la plataforma?

    Efectivamente, Sketchfab se ha consolidado como la plataforma líder para la visualización web 3D en el ámbito del patrimonio cultural. Mi relación con el proyecto comienza en 2014, cuando, estando todavía la plataforma en sus primeros momentos, tenía que competir con muchas otras que en ese momento peleaban por imponerse. Una vez decidido cual era, en mi opinión, el caballo ganador -echando la mirada atrás fue una buena decisión-, comencé colaborando con la comunidad que empezó a surgir en torno a la plataforma. A partir de ahí y gracias a las sugerencias de muchos compañeros, hemos podido conseguir la integración de muchas funcionalidades interesantes para el mundo patrimonial en este visualizador. La última de ellas es la medición (todavía en fase experimental): Herramienta de medición 3D en Sketchfab.

    Actualmente colaboro con Sketchfab fomentando la cultura virtual, colaborando en el desarrollo conceptual del visualizador, ayudando a las personas que se unen a la comunidad y con algunos proyectos como “La vuelta al mundo en 80 modelos 3D” realizado de forma conjunta con la arqueóloga californiana Abby Crawford. Recorremos el mundo cada semana en busca de los modelos 3D más interesantes del Patrimonio de la Humanidad. Aquí podéis seguirlo: AW80M Project

Arqus-Durante su colaboración con el Laboratorio de Humanidades Digitales de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, ¿recuerda algún trabajo especialmente satisfactorio y algún otro que fuera considerablemente complejo?

      Puedo destacar especialmente dos a los que tendré siempre un especial cariño. El primero de ellos, que entra perfectamente en la categoría de “considerablemente complejo” fue la creación de la primera colección virtual del Museo Arqueológico Nacional, realizada entre diciembre de 2015 y septiembre de 2016. Se trata de la colección de vasos griegos que se puede visualizar en 3D tanto online como en la propia sala de Grecia del MAN. Fue un reto especialmente interesante por el enorme brillo de las piezas, eso supuso la necesidad de desarrollar metodología específica para virtualizarlas.

\"fig-2\"

    Por otra parte, destacaré la creación de las colecciones virtuales para la exposición “Carlos III y la difusión de la Antigüedad” que se puede visitar hasta marzo en el Museo Archeologico Nazionale di Napoli, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y en la Antigua Academia de San Carlos de México. La exposición muestra de forma simultánea las piezas originales extraídas de las excavaciones de Pompeya y Herculano promovidas por el rey Carlos III y sus réplicas en yeso -creadas y enviadas a Madrid para el rey-. La conceptualización tecnológica que hay detrás de este proyecto es un ejemplo claro del enriquecimiento del discurso museográfico que se consigue gracias a la tecnología. La virtualización de toda la colección de piezas romanas –disponible aquí– y de los yesos –aquí– permite al visitante y al investigador poder comparar sus diferencias y similitudes, tener una idea de conjunto de la colección y documentar de la forma más precisa posible todas estas piezas del patrimonio italiano y español.

\"fig-3\"

    En ella también se ha experimentado con otras tecnologías como el video 360º con un documental sobre la exposición, la realidad virtual, con una experiencia que os animo a que viváis en persona y con impresión 3D aplicada a la restauración de piezas arqueológicas.

Arqus-Recientemente leíamos en sus redes sociales que acababa su etapa en el laboratorio de humanidades digitales antes mencionado, nos gustaría saber en exclusiva qué otros proyectos vendrán de la mano de Néstor F. Marqués. 

    El trabajo realizado hasta ahora en el LHD de la RABASF ha sido especialmente provechoso para el desarrollo y la valorización de la tecnología aplicada al patrimonio, sobre todo en el ámbito institucional. Sin embargo, es necesario cerrar etapas para poder afrontar nuevos retos y metas y este, una vez terminado el proyecto de la exposición antes mencionada, es el momento justo para hacerlo.

    En estos momentos dedico mi trabajo al proyecto de difusión cultural en red Antigua Roma al Día, en el que pronto habrá varias novedades interesantes, al desarrollo de contenidos docentes en materia de tecnología y patrimonio para diversas instituciones y a algunos proyectos más que están naciendo en estos momentos que esperemos tengan buenos desenlaces en el futuro próximo.

Arqus-Antes de acabar esta entrevista, nos gustaría hacer tres preguntas cortas. La primera sería que comentara el aspecto más positivo de la fotogrametría y el aspecto más negativo.

    Quizá el aspecto más negativo, y empiezo por este para poder acabar en un tono mucho más positivo, sea “el descontrol” que puede llegar a existir por la diversidad de métodos y resultados en cuanto a calidad y fiabilidad de las piezas virtuales. Por supuesto, en un trabajo científico no todo vale, pero también es verdad, como aspecto más positivo, que la enorme accesibilidad de los medios, recursos e información hacen que cada día mejore el nivel de calidad general conseguido con esta tecnología.

Arqus-Una segunda pregunta sería: ¿qué futuro considera que verá la fotogrametría de aquí a unos diez años?

    Espero sinceramente que se integre -ampliamente evolucionada- de forma inseparable en la documentación, el estudio y la difusión del patrimonio cultural a nivel global y de forma abierta, de tal manera que tengamos un acceso mucho más amplio a los contenidos culturales de todo el planeta en forma de realidad virtual o de realidad mixta, completamente integrados en nuestra vida diaria -porque soñar es gratis-.

Arqus-Y para acabar, una pregunta dedicada a todos los que se inician en estas técnicas en estos tiempos: ¿cómo iniciarse en la fotogrametría?

    Como comentábamos antes, la fotogrametría es una técnica indispensable -entre otras muchas- para la formación de cualquier persona que se dedique al mundo del patrimonio. Requiere entrenamiento y práctica, pero sobre todo una base teórica y conceptual para saber cómo aplicarla correctamente y no de forma desmedida. A todos los que estén planteándose entrar en este campo les recomiendo aprender mucho de otros, estudiar ejemplos, integrarse en la comunidad… Una buena recomendación sería no perder de vista los nuevos modelos fotogramétricos que aparecen cada día en la categoría de patrimonio de Sketchfab. Os dejo también mi perfil personal a través del que podéis contactar conmigo para cualquier cosa.

    No quería despedirme sin antes dar las gracias a Arqus 3D por esta entrevista y por la serie de ellas que están llevando a cabo en relación con la fotogrametría aplicada al patrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Francisco Javier Luengo Gutiérrez